Lo último

Sillas que hicieron historia

La silla Butterfly, creada por Antonio Bonet, Juan Kurchan y Jorge Ferrari-Hardoy inventó una nueva forma de sentarse en 1938

0

1938. Butterfly

Antonio Bonet, Juan Kurchan y Jorge Ferrari-Hardoy
Versión actual: butterflyoriginal.com entre otros.

En 1937 tres jóvenes arquitectos de habla hispana se reunieron en París: Antonio Bonet, originario de Barcelona, ​​los otros dos, Juan Kurchan y Jorge Ferrari-Hardoy, eran de Buenos Aires. Eran brillantes y con talento, atributos que les permitieron acceder a la dirección más buscada en el mundo de la arquitectura: número 5, Rue de Sévres: el estudio de Le Corbusier.

Los tres arquitectos pasaron un año estudiando con el maestro, absorbiendo los mejores elementos de su trabajo. Cuando llegaron, Corbu ya había publicado su trilogía sobre Arquitectura, Arte Decorativo y Urbanismo, había sido rechazado y luego restaurado a la gloria con su Esprit Nouveau y había trabajado con Charlotte Perriand durante más de diez años para crear muebles que se convertirían en hitos importantes en el historia del diseño.

Es cierto que, antes o durante su aprendizaje, los tres arquitectos habrían leído L’Art Décoratifs d’Aujourd’hui, en el que Le Corbusier demolió la idea del arte decorativo en favor del diseño moderno. En su libro, el arquitecto analiza nuevos diseños, desde muebles y objetos técnicos hasta productos y soluciones industriales producidos en masa concebidos en contextos militares que podrían transferirse al entorno doméstico.

No es sorprendente que, a su regreso a Argentina, los tres jóvenes aspirantes decidieron continuar por el camino que el Maestro les había mostrado. Fundaron Grupo Austral, un colectivo de diseño preparado para investigar los nuevos horizontes de la arquitectura y el urbanismo argentino (tanto que Ferrari-Hardoy trabajaría en el nuevo plan urbano de Buenos Aires con el propio Le Corbusier).

La Tripolina, el antecedente

En esto, el trío fue bendecido con una intuición formidable, rediseñando un clásico mueble militar: la Tripolina. Un sillón ligero y plegable, la silla tenía un marco de madera y juntas de metal que formaban la base para una cubierta de lona o cuero.

Se cree que fue diseñado por Joseph B. Fenby en 1877 para el ejército británico, que luego vendió la patente en Italia y Estados Unidos. La silla fue presentada por primera vez en la Feria Internacional de Saint Louis en 1904 por la firma Gold Medal en Wisconsin. La Tripolina es simple y práctica, concebida para fines militares y sus cambios repentinos de ubicación y transporte. De hecho, gracias al lienzo, el diseño combina partes tradicionalmente separadas, como el asiento y el respaldo, en un solo elemento, y la silla se puede plegar y guardar fácilmente en un práctico estuche con una correa para el hombro.

Edición actual de Butterfly Original en Barcelona

Edición actual de Butterfly Original en Barcelona

Edición actual de Butterfly Original en Barcelona

El diseño de la Butterfly

Los tres arquitectos estudiaron su potencial y lo rediseñaron, mejorando sus características para darle un lugar de honor en el nuevo entorno doméstico. Fueron algunos de los primeros arquitectos en aventurarse al “rediseño”, una práctica que luego catapultaría a innumerables diseñadores a la fama y generaría numerosos muebles icónicos. Se centraron especialmente en la estructura, inspirándose en la tendencia internacional del metal tubular, que en la década anterior había caracterizado los muebles del movimiento racionalista, el estilo altamente moderno fabricado a máquina defendido por el gran Corbu.

El marco de madera con juntas de metal, demasiado complejo para la producción industrializada en masa, fue reemplazado por dos elementos metálicos curvos para crear un solo bucle sin costuras. La nueva versión perdió la flexibilidad del diseño original pero adquirió características decididamente más interesantes. La forma del asiento mantuvo su simplicidad pero se volvió más limpia y definida, mientras que la estructura es lineal, pura y continua como una banda de Möbius. Pero, sobre todo, logró condensar las ventajas de dos estilos en uno. Es versátil, ligero y apilable como una silla, pero también cómodo y amplio como un sillón. No es de extrañar que el nivel de confort que ofrece recuerda a una hamaca, la silla tradicional latinoamericana que forma un útero similar a un capullo y ofrece la ligereza y la limpieza de un simple lienzo colgante.

Algunos de los partidarios más destacados de la mariposa incluyen a Edgar Kaufmann Junior, un arquitecto que conoció a los grandes clásicos desde su nacimiento, ya que era el hijo del hombre de negocios que encargó a Frank Lloyd Wright que creara el legendario Fallingwater (la Casa del Waterfall) y Richard Neutra para diseñar una de sus villas californianas más llamativas. La pasión de Kaufmann Jnr por la pieza fue tal que en 1940 ordenó que el sillón se incluyera en las colecciones permanentes del MoMA en Nueva York, para el cual fue consultor. En 1947, Hans Knoll adquirió los derechos del diseño y lo produjo con éxito como Modelo no. 198 por cuatro años.

La cantidad de nombres con los que se la conoce: BFK, Argentina, África, Hardoy Chair o, más comúnmente, Butterfly, son superados solo por los innumerables intentos de imitarla. La Butterfly inventó una nueva forma de sentarse, liberando a sus usuarios de los formalismos sociales y permitiéndoles participar en una nueva forma de convivencia que luego formaría la base del mobiliario contemporáneo desarrollado a partir de la década de 1950, un estilo defendido por el diseño estadounidense.

Hoy, la Butterfly todavía es reconocida como un clásico de la modernidad que disfruta del éxito universal. Es un símbolo de ligereza y libertad, pero ofrece una elegancia que logra ser informal y refinada al mismo tiempo.

Texto: Domitilla Dardi. Historiadora del diseño.

Domitilla Dardi nació en Roma en 1970. Después de graduarse en Historia del Arte en La Sapienza, Università degli Studi di Roma, obtuvo un Doctorado en Historia de la Arquitectura en la Università Federico II di Napoli, con el profesor Renato De Fusco. Hasta 2007 enseñó Historia del Diseño e Historia del Arte Contemporáneo en Facoltà di Architettura de Ascoli Piceno. En 2007 y 2008 fue la comisaría de la exposición cicle “Design A_Z” en el Museo de Roma XXXX. En los últimos años ha estado trabajando como consultora, redactora y conservadora de museos en MAXXI, siempre en la sección de diseño y arquitectura. Actualmente enseña Historia del Diseño, Historia del Diseño de Interiores en IED, Roma. Ha publicado:  Achille Castiglioni (Testo e Immagine, Torino, 2001), Il Design di Alberto Meda. Una concreta leggerezza. Electa, Milano, 2005.  Il Campus Vitra, una collezione di Architetture con F. Argentero, Meltemi, 2007. El diseño en 100 objetos. FedericoMotta, 2009. Diseño interior de yates. Electa, 2009. Manuale di storia del design, con Vanni Pasca. Sivana Editoriale, Milán, 2019.

Compartir este artículo

Haz un comentario a este artículo

*