Lo último

Suite for ten, proyecto de Egue y Seta en el Eixample barcelonés

0

Egue y Seta

Barcelona
Casp, 54 1º 1ª B
08010 Barcelona
T. + 34 931 791 992
barcelona@egueyseta.com

Madrid
Paseo del Prado 24, 4ºA
28014 Madrid
T. + 34 912 999 994
madrid@egueyseta.com

A Coruña
Polígono industrial Pocomaco 5º avenida-parcela E5
15190 A Coruña
T. + 34 981 118 089
coruna@egueyseta.com

Tokio
Kyobashi building 9F. 3-10-1
Kyobashi Chuo-ku
Tokyo 104-0031, Japan.
T.+81-3-6264-4143
tokio@egueyseta.com

www.egueyseta.com

El estilo del estudio Egue y Seta incluye la forma en la que cuentan sus proyectos y se presentan a sí mismos, por eso hemos respetado el texto íntegro que nos han enviado, es indiscutible que forma parte del proyecto y es un reflejo claro del estilo de este estudio.

Están los que viajan para escapar y los que lo hacen para reencontrarse. Los que se reúnen con la familia por vacaciones a miles de kilómetros de casa y a los que les gusta ser anfitriones incluso en un país ajeno. Para clientes como ellos hemos creado “Suite for 10”: una vivienda en propiedad destinada a albergar vacaciones en familia “in style”, combinando la comodidad del mejor de los hoteles “urban chic” con la flexibilidad de la casa propia. Es finalmente hora de decir adiós a las camas supletorias y a los refrigeradores bajo encimera!

En este piso del Eixample barcelonés pueden llegar a hospedarse hasta diez sin que haga falta un saco de dormir; a la vez, pueden comer otros diez y si el tema es mero picoteo y charla, pues bienvenidos sean otros diez.

Su amplia área social organizada en tres salones contiguos e integrados a una gran cocina abierta permite ésta densidad de ocupación al tiempo que promueve el compartir distendido.

Mientras tanto, en su mitad más privada, encontramos tres habitaciones “en suite” con vestidor y baño propios a la cuales accedemos a través de un pasillo recibidor que se plantea (de nuevo) como oasis “verde” en el corazón de esta suite familiar que reconcilia aparentes opuestos: elegancia y practicidad; neutralidad y personalidad propia; interior y exterior; y los brillos metálicos con la frescura de la vegetación. Todo bajo un esquema de interiorismo que pretende llevar luz a donde no la hay, amplitud ahí donde escasea, comunicar lo previamente inconexo y sobre todo brindar confort.

Y es que la comodidad prima tanto en las habitaciones de hotel como en las de esta suite múltiple. No obstante, lo que quizás distingue en mayor medida a ésta de las primeras es su capacidad de almacenamiento: sus generosos vestidores flanqueados por armarios confeccionados en laminados textiles y con conexión visual directa sobre los amplios cuartos de baño revestidos en una sobria combinación de acabados cerámicos y aparatos sanitarios de blanquísima porcelana; microcemento efecto hormigón, particiones acristaladas, espejos pulidos y mobiliario en madera. Una vez limpios y medio vestidos nos metemos en la cama pero antes leemos, las cuatro últimas páginas de un libro, recostados sobre un cabecero textil enmarcado en un umbral de espejo retroiluminado que desdibuja las aristas del dormitorio. Mientras tanto, nuestra pareja, sentada en el sofá al pie de la cama, mira la televisión empotrada en un mueble de pared fabricado en roble de poca profundidad pero con capacidad extra de almacenaje. Porque ya se sabe: el viajar ligero comporta poder guardar en destino, y cuando el destino es recurrente y compartido por muchos, esta capacidad de acceder a lo propio se convierte en un necesario y placentero lujo.

Por esta misma razón la cocina se ha visto equipada con una amplia variedad de electrodomésticos de alta gama, que van desde la infaltable placa de inducción hasta un calienta platos, pasando por una estufa de wok, una plancha teriyaki, una cafetera empotrada o una vinoteca climatizada integrada al refrigerador. Alrededor de una doble isla de preparación y consumo a dos alturas, esta cocina – comedor se plantea como el sitio idóneo para cocinar, comer y compartir en estrecha conexión con los jardines internos que apenas la separan del cuarto de baño de visitas y las áreas de lavado y planchado; o bien, en el otro extremo, de los salones y el estudio.

Aquí el repertorio mobiliario se amplía para dar cabida a las formas más diversas de esparcimiento y socialización, conjugando bancos, taburetes, pufs, sofás y butacas con mesillas, escritorios y bibliotecas que bajo un esquema de iluminación cambiante y sensual compuesto por iluminación técnica cenital, iluminación arquitectónica perimetral y acentos lumínicos decorativos de sobremesa y de pie, hacen de la transición entre el día y la noche o del desayuno a la fiesta algo tan fácil y natural como el ánimo de seguir estando juntos.

Juntar, reunir y combinar, estas parecen ser las claves de esta nuevo proyecto de Egue y Seta en el que los clásicos del mobiliario contemporáneo se alternan con piezas de tendencia, mientras la neutralidad de los tonos de sus tapicerías textiles o de piel, los chapados en madera natural y sin barnices, así como las alfombras y cortinas en fibras orgánicas consiguen armonizar con lámparas de bronce gastado, el acero inoxidable en la cocina y los espejos murales. Toda ésta calidez térrea y la suavidad de su tacto, funciona como comodín estilístico y amalgama aunque en el fondo va más encaminada a dotar al inmueble, conjuntamente con la vegetación presente en los jardines internos ubicados bajo falsas claraboyas, de un atractivo decorativo insoslayable y de fácil adaptación al paso del tiempo y a las modas. Mientras tanto, los revestimientos duros por su parte, compuestos por madera de roble sintética, porcelánicos y microcemento efecto hormigón, pinturas plásticas en tono marfil y papeles pintados de apariencia textil apuntalan la ya mencionada vigencia estilística prolongada del conjunto, al tiempo que facilitan su mantenimiento y aportan variedad.

Egue y Seta

nació en las aulas del Master de Diseño Interior de la Escuela Superior de Diseño ELISAVA de Barcelona y se fundó en el año 2007, con la intención de fusionar las inquietudes profesionales de un diseñador gráfico y un interiorista, provenientes de una esquina de España y un rincón del mundo respectivamente, a fin de prestar un servicio integral a un cliente en su mayoría corporativo, local y de capital medio.
La evolución del oficio ha querido que el estudio haya abordado proyectos de diversa índole, teniendo la oportunidad de participar en proyectos de hostelería, comercio, institucional y de espacios de trabajo, llegando también a abordar el desarrollo de campañas promociónales impresas, packaging, imagen corporativa, diseño web, pequeños proyectos audiovisuales.
El nombre “Egue y Seta” hace referencia a limitaciones muy propias de dicción de cada uno de sus creadores: Daniel pronuncia la R de una forma peculiar desde pequeño, mientras Felipe se rehúsa a pronunciar la Z porque no hacer una mala imitación de los españoles…el resultado es que nombran las cosas de forma distinta al resto, y al tiempo que se hacen entender perfectamente, cuando suenan las cosas que dicen, es evidente que las dicen ellos… Egue y Seta pretende brindar ese servicio a marcas y particulares: el poder de enviar mensajes, perfectamente comprensibles, cercanos y cotidianos, con una marca personal inequívoca, autentica y humilde, una que proviene de un profundo conocimiento de sus ventajas comparativas, de sus aciertos y  sus activos pero también del conocimiento y análisis de sus limitaciones y de cómo convertir estas en potenciales diferenciadores…

Egue y Seta diseña espacios y experiencias de venta, negocio y representación, tanto efímeros, como permanentes, garantizando siempre a sus clientes el mayor nivel de notoriedad y una óptima exposición de sus productos y servicios.
No somos meros “creativos”: Egue y Seta idea espacios, objetos y estrategias de promoción; gestiona su producción, montaje y construcción desde la fase proyectual hasta la entrega, sirviéndonos de fabricantes competitivos e industriales de confianza de destacada trayectoria en el mercado. Para ello establecemos relaciones puntuales de colaboración profesional con terceros manteniendo siempre una independencia económica y de criterio con respecto a éstos, que garantiza la primacía del compromiso con el cliente.

En Egue y Seta afrontamos los proyectos desde la certeza que el cliente si sabe y conoce lo que necesita, gusta y considera estético. Por tanto escuchamos atentamente, para después emplear nuestra experiencia y formación en la tarea de encontrar formas novedosas y funcionales de satisfacer tales necesidades. Clientes como: Casa Decor, Sabaté, Avanade, Microsoft, Condoms & Co, Ciutat Hotels, Selvatgi, Reebok…

Texto: Egue y Seta
Proyecto: Suite for 10.
Barcelona. 2016. Eixample Izquierdo. 172 m2.
Autor: Egue y Seta
Han participado en el proyecto: Daniel Pérez, Felipe Araujo, Gaia Trotta, Szymon Keller y Covadonga Díaz
Decoración: Egue y Seta en colaboración con Camila e Mariana Lellis
Fotografía: Vicugo foto
Empresa constructora: Obres i Serveis Habitat sl

Compartir este artículo

Haz un comentario a este artículo

*