Lo último

Steelcase lanza Silq, una silla innovadora para espacios de trabajo que responde a los movimientos naturales del cuerpo humano

0

El nuevo modelo Silq de Steelcase está realizado con un polímero de alto rendimiento, similar a la fibra de carbono, que responde intuitivamente al movimiento humano sin necesidad de utilizar ningún mecanismo de ajuste.

A través de una innovación en la ciencia de materiales, un proceso cuya patente está en curso, los diseñadores e ingenieros de Steelcase han creado un nuevo material polimérico de gran rendimiento, ligero y rígido, que imita las cualidades de la fibra de carbono pero a un precio de mercado. Este material, combinado con las sensuales curvas del diseño, hace que SILQ responda a los movimientos naturales del cuerpo humano sin necesidad de utilizar los mecanismos típicos de las sillas de trabajo. El resultado es un prototipo que se comporta más como un organismo que como una máquina, un nuevo arquetipo en las sillas de oficina.

El proceso de creación de SILQ

Según James Ludwig, vicepresidente de Diseño Global e Ingeniería de Productos, “la idea que hay tras SILQ proviene de nuestro profundo conocimiento del diseño. El lenguaje visual, el rendimiento y la composición de los materiales se combinan a la perfección para crear algo totalmente único. Para realizar este diseño, apunta Ludwig, nos inspiramos, entre otras cosas, en la industria aeroespacial, en el movimiento de una prótesis de pierna de alto rendimiento y en la escultura, para comprender cómo la combinación de materiales avanzados con su diseño, pueden crear un prototipo que sea increíblemente fino, extremadamente fuerte y altamente receptivo”.

Para concebir este modelo, Ludwig y su equipo buscaron una forma totalmente nueva de diseñar una silla. Se imaginaron la sustitución de los cientos de piezas que son necesarias para una silla de trabajo totalmente ajustable, por un sistema simple donde el material en sí mismo se convierte en el mecanismo de ajuste.

Primero, el equipo creó una versión Premium de SILQ en fibra de carbono, pero se dieron cuenta de que necesitaban ir más allá para llegar a la producción en masa. Continuaron creando prototipos e inventaron un nuevo material y proceso de fabricación que dio como resultado un polímero de alto rendimiento que se comporta como la fibra de carbono. “La forma en que se conforma SILQ, de qué está hecha y cómo funciona son inseparables“, explica Ludwig. “Extendimos los límites de la ciencia de los materiales y el material se convirtió en el propio mecanismo“.

Diseñada para las nuevas formas de trabajo

Los profesionales se mueven continuamente de un sitio a otro y cada vez es más extraño que se sienten en un puesto asignado durante todo el día. Las personas disponen de menos tiempo para ajustar los mecanismos y necesitan una silla que sea intuitiva de usar. La forma en la que SILQ responde a la postura y estatura de una persona es única para cada usuario debido a la forma en que convergen los materiales, el diseño y el movimiento del cuerpo humano. La altura es el único ajuste necesario para una experiencia única y personalizada.

La silla podrá adquirirse en este nuevo polímero de gran rendimiento, así como en fibra de carbono. Estará disponible en Norte América en la primavera de 2018 y en Europa, Oriente Medio y África a finales de 2018.

Fuente: Steelcase.

Compartir este artículo

Haz un comentario a este artículo

*