Lo último

Abel Pérez Gabucio reforma una villa neoprovenzal en Saint Tropez añadiendo valor a su encanto original

0

ÀBAG. Abel Pérez Gabucio

Rambla de Catalunya, 99
08008 Barcelona
+34 93 518 97 44
administracion@abagarquitectura.com
abagstudio.com

La Veille Bastide es el nombre de esta maravillosa villa situada en Saint Tropez. 350 m distribuidos en una sola planta repartida en varias alturas y una espléndida terraza de 270 m.

Nos comenta Abel Pérez Gabucio del estudio Àbag, responsable de la reforma integral: “Desde el principio teníamos muy claro que había que realizar el proyecto siguiendo las premisas de blanco, moderno y de no perder la esencia, así que con el objetivo de conseguir que la casa conservara el encanto provenzal original realizamos algunas pinceladas contemporáneas y modernas suavizando el estilo afrancesado de la zona”.

Las cuatro habitaciones con vestidor y baño privado conservan el aire provenzal pero minimalista a la vez utilizando ingenios urbanos como separar el baño del dormitorio mediante un armario.

Se han utilizado materiales nobles y cerámicas hechas a mano para resaltar la versión más provenzal. Los artesanos de la zona se han encargado de realizar la mayor parte de los materiales. Los suelos del interior y de la terraza son de terracota natural.

Se han ensanchado las habitaciones para conseguir un mejor aprovechamiento del espacio y se han recuperado los techos altos realzando las vigas de madera originales. “Son muy importantes los techos como función decorativa” comenta Abel. Los propietarios deseaban conservar el encanto y la luminosidad y se consiguió con el blanco que, en algunos casos evoca a la casa original y en otros, da un aire moderno y fresco.

Para los baños Pérez Gabucio ha diseñado piezas alargadas de barro cocido artesanal de dos tamaños distintos y esmaltadas en blanco roto mate, semejando ladrillo pintado a modo de pilas.

El romanticismo provenzal se plasma en la habitación para las dos pequeñas de la familia, con madera moderna para dar contraste, y blanco, mucho blanco con algún toque rústico, sin exceso.

Como en todos sus proyectos, Abel Pérez Gabucio, deja su huella con diseños propios, en este caso, un espejo redondo, típico de los años cincuenta, forrado con piel natural encerada y colgado con unas correas de piel.

Una terraza con una piscina y el mar de fondo son las maravillosas vistas que se tienen desde la cocina, el comedor y el salón. También la entrada comparte este espacio de terraza. El paisajismo relajado es obra de Àbag Studio.

Fuente: Àbag Studio.

Compartir este artículo

Haz un comentario a este artículo

*